BioVox

BioVox es nuestro producto de verificación e identificación del locutor. Gracias a su avanzada tecnología de biometría de voz es posible incrementar la seguridad en el acceso a cualquier sistema, al tiempo que se elimina la necesidad de tarjetas o contraseñas. Esto proporciona un doble beneficio: seguridad + facilidad de uso.

Una característica clave de BioVox que la diferencia de otras tecnologías de biometría de voz es su facilidad para ser independiente del texto. Esto permite registrarse en el sistema creando una firma de voz a partir de un texto cualquiera, por ejemplo una grabación telefónica, y posteriormente identificar al individuo utilizando una locución en la que se pronuncia un texto totalmente diferente, incluso en un idioma distinto. Esta capacidad no sólo elimina casi por completo el riesgo ante ataques por spoofing, ya que permite solicitar al usuario que pronuncie un texto aleatorio, si no que además abre el abanico de aplicaciones más allá de los controles de acceso para así poder implantar sistemas de búsqueda de locutores en conjuntos grandes de grabaciones o verificar la identidad de un individuo a lo largo de toda una conversación telefónica, por citar un par de ejemplos.

BioVox no es una aplicación cerrada con una interfaz gráfica de usuario predefinida, si no que se distribuye como una plataforma de desarrollo (SDK) que exporta sus funcionalidades a través de una sencilla pero potente interfaz de programación. Mediante este API (Application Programming Interface) es posible incorporar un sistema de validación de usuarios basado en voz en prácticamente cualquier aplicación o entorno hardware.

BioVox es un desarrollo propio de DTec.

Más información

La interfaz de programación proporciona toda la funcionalidad necesaria para la integración y mantenimiento de un sistema de validación de usuarios mediante la voz, desde la etapa inicial de registro de usuario en la que se genera su firma de voz, hasta el momento en el que tiene lugar la verdadera verificación de la identidad del locutor o bien se determina el perfil que más se ajusta a sus características vocales de entre todos los registrados, si se trata de una tarea de identificación.

En otro tipo de aplicaciones al margen del habitual control de acceso físico o lógico, también es posible identificar a una persona que interactúa con el sistema para adaptarnos de manera automática a sus preferencias o generar contenido personalizado. En este caso, aunque el usuario también debe haber pasado previamente por una fase de registro para generar su firma de voz, no es necesario indicar al sistema la supuesta identidad con objeto de que esta sea verificada biométricamente, si no que el locutor directamente pronuncia una palabra o frase y es el sistema el que automáticamente coteja sus características vocales con todas las firmas de voz almacenadas y escoge aquella en la que se produzca coincidencia, si es que existe.

Un sistema biométrico basado en BioVox puede complementarse de manera natural con nuestro sistema de reconocimiento del habla ReconVox. De este modo es posible por ejemplo implantar un servicio de atención de llamadas automático basado en sentencias de habla continua que incorpore una verificación continuada de la identidad del locutor, en segundo plano y de manera transparente a él. Así podemos lograr un incremento exponencial de la seguridad a lo largo de toda la transacción. O bien es posible desarrollar dispositivos electrónicos que respondan a órdenes de voz provenientes exclusivamente del usuario o usuarios autorizados.

Características clave

  • Doble rol: verificación (control de acceso físico o lógico) e identificación (búsqueda de sospechosos o personalización automática).
  • Independiente del texto y del idioma.
  • Nivel de seguridad configurable.
  • Evaluación de la calidad de la firma de voz generada.
  • Dos modos de trabajo: interactivo o de proceso intensivo basado en ficheros.
  • Motor de verificación extremadamente eficiente: apto para entornos empotrados.
  • Disponible tanto en forma de DLL (Dynamic Link Library) para plataformas Windows como en forma de librería dinámica para plataformas UNIX/Linux. Consultar disponibilidad para otras arquitecturas o entornos empotrados concretos.

Aplicaciones

  • Seguridad en transacciones telefónicas y electrónicas (banca por Internet, validación de licencias de usuario, gestiones telefónicas automáticas con las Admin. Públicas…).
  • Comercio electrónico (verificación de la voz en las compras por Internet, pago a través del móvil…).
  • Controles de acceso físico y de presencia (torniquetes, fichajes).
  • Control de telepresencia (localización GPS + biometría de voz de trabajadores desplazados, órdenes remotas de voz seguras…).
  • Domótica y alarmas (control de dispositivos electrónicos mediante la voz de manera segura, activación de alarmas…).
  • Investigaciones policiales, forenses y de inteligencia (ruedas de reconocimiento virtuales, identificación de sospechosos en grabaciones…).
  • Control de dispositivos electrónicos en la ayuda a personas discapacitadas (órdenes de voz que sólo obedecen al usuario auténtico).
  • Seguridad en el sector del automóvil (arranque de vehículos únicamente mediante la voz del propietario, control de navegador/teléfono mediante la voz…).
  • Búsqueda por contenido en audio/vídeo (búsqueda automática de locutores específicos).

Biometría

El término biometría se aplica al conjunto de técnicas que permiten identificar de manera automática a las personas basándose en parámetros físicos o de comportamiento. Este reconocimiento se realiza a partir de diferentes métricas del cuerpo humano con características únicas para cada individuo: huellas dactilares, topología de la mano, del rostro, voz, retina, iris…

Cualquier sistema biométrico opera en dos fases: una primera de entrenamiento, en la que se extraen las características del individuo a partir de las cuales se calcula lo que se denomina un certificado o firma biométrica, y una segunda fase en la cual se realiza la verdadera validación del usuario analizando la imagen de su cara, su huella dactilar, su voz, etc… y comparando los parámetros extraídos con los almacenados en su firma biométrica.

Se pueden considerar dos grandes familias de aplicaciones biométricas, según la orientación que se quiera dar a la tarea de reconocimiento en la fase de explotación:

  • Verificación: la tarea consiste en determinar si el individuo que se presenta ante el sistema es realmente quien dice ser. Así pues, la salida del sistema biométrico consistirá en la aceptación o el rechazo (búsqueda uno a uno).
  • Identificación: en esta ocasión la tarea del sistema es decidir si el individuo que se presenta, cuya identidad no se conoce a priori, está incluido en la base de datos generada en la fase de reclutamiento y, si ese es el caso, quién de ellos es (búsqueda uno a muchos).

Cada disciplina biométrica se adapta de manera más natural a una serie de aplicaciones. Por ejemplo, la biometría de voz encuentra su espacio perfecto en banca telefónica, en transacciones electrónicas y en entornos donde la movilidad es clave, como por ejemplo teléfonos móviles, ya que no necesita hardware más allá de un micrófono, como puede ser el del propio terminal telefónico o el del ordenador personal.

En cambio, el reconocimiento de iris hace necesario un hardware especializado mucho más costoso para realizar capturas de imagen de alta calidad, que además deben efectuarse bajo unas condiciones determinadas. Por tanto, su entorno de aplicación suele ser el control de acceso físico de muy alta seguridad.